Pruebas de detección del Coronavirus

PCR/Covid19 en exudado nasofaríngeo

Es, de momento, la prueba más segura para detectar la infección por Coronavirus y la más fiable para garantizar el no estar contagiado y no tener el riesgo de transmitirlo a personas cercanas.
Es la técnica que debería realizarse para nuevos contratos o ingresos en colegios o residencias sociosanitarias, centros de trabajo donde sea difícil garantizar medidas de protección individual, visitas a familiares susceptibles, finalización de confinamiento….

Se obtiene mediante una sencilla manipulación con una finísima torunda a través de las fosas nasales que, aunque no es agradable, no duele y dura apenas unos pocos segundos. Podemos obtener la muestra de lunes a viernes antes de las cinco de la tarde para que estén los resultados al día siguiente por la tarde.

Tras un contacto que posteriormente se conoce que ha sido positivo y que, por tanto, supone un riesgo de haber sido contagiado, es conveniente esperar unos días porque durante los primeros días del periodo de incubación la carga viral puede ser indetectable incluso con PCR.

Desde el segundo o tercer día tras la infección podemos detectar el ARN viral en el exudado nasofarínego y la carga viral máxima y, con ello, la máxima capacidad de detección del test, se dan en torno al séptimo días desde el contagio, varios días antes del inicio de los síntomas que pueden demorarse hasta el 14º. Ante un único contacto de riesgo, una PCR negativa al séptimo día nos garantiza que no se ha producido contagio.

PCR/Covid19 en saliva

Las partículas víricas que se desarrollan en la nasofaringe afectan también a las mucosas orales y se encuentran presentes también an cantidad en la saliva durante la infección activa. Por ello las microscópicas gotitas de saliva que expulsamos no solo al toser y estornudar, sino también al hablar, y más aún al cantar o gritar, son potencialmente contagiosas. Por ello mediante sofisticadas técnicas como la PCR puede detectarse la presencia de ARN vírico en la saliva.

La técnica es la misma que la que se realiza en el laboratorio con los exudados nasofaríngeos y, or tanto, la fiabilidad de que detecte partículas víricas en la muestra si estas están presentes es la misma, con la ventaja de evitar la toma del exudado nasofaríngeo que no es dolorosa y dura unos pocos segundos, resulta algo desagradable.

El inconveniente es que la toma y el procesado de la muestra son algo más complejos y, lo mismo que la fiabilidad de la toma del exudado nasofaríngeo depende en buena medida de la habilidad del profesional sanitario que toma la muestra, en este caso depende de lo correcto del procedimiento por parte de quien recoge por sí mismo la muestra de saliva, pues de no hacerse correctamente es posible no detectar las partículas víricas si estas se encuentran todavía en poca cantidad en las mucosas de la boca.

Como en los exudados nasofaríngeos, desde el segundo o tercer día tras la infección podemos detectar el ARN viral en la mucosa oral y la saliva y la carga viral máxima y, con ello, la máxima capacidad de detección del test, se da en torno al séptimo días desde el contagio, varios días antes del inicio de los síntomas que pueden demorarse hasta el 14º. Ante un único contacto de riesgo, una PCR negativa al séptimo día nos garantiza que no se ha producido contagio. Podemos obtener la muestra de lunes a viernes antes de las cinco de la tarde para que estén los resultados al día siguiente por la tarde.

Test rápido de antígenos

A diferencia del PCR, que es una técnica cuantitativa y determina la cantidad de carga viral detectada, los tests rápidos de antígenos son unos kits cuantitativos, parecidos a los tests de embarazo, que de manera rápida, sencilla y fiable nos dicen si se aprecia en la muestra la existencia de ARN vírico.

La muestra necesaria es la misma que para una PCR, preferiblemente la toma con una pequeña torunda de un exudado nasofaríngeo. No es preciso enviarlo a un laboratorio externo y los resultados podemos tenerlos en tan solo quince minutos. Además el precio es considerablemente inferior a una PCR.

La pega es que aunque la especificidad es alta, similar a una PCR, la sensibilidad no lo es tanto. Esto quiere decir que si el test sale positivo, podemos estar seguros de que tenemos la infección, pero si sale negativo, la fiabilidad no es tanta porque necesita de una carga viral mayor que en la PCR para poder detectarla. Por ello ante la existencia de síntomas o contacto de riesgo reciente, si el test rápido es negativo, es conveniente confirmarlo con una PCR. Por contra, ante un resultado positivo no es necesaria ninguna confirmación adicional y debe comunicarlo inmediatamente a su médico y a todos los contactos recientes.

Pruebas serológicas de detección de anticuerpos

Las pruebas anteriores detectan la presencia del virus en nuestro cuerpo, ya sea su ARN con la PCR o sus proteínas o antígenos, con los tests rápidos. Cuando alguien ha pasado una infección, o bien con la enfermedad o de manera asintomática, la carga viral desaparece y las PCR o los tests de antígenos se negativizan. Si en su momento durante la infección no se realizaron los tests diagnósticos adecuados, como pasó con frecuencia en la primera ola de la pandemia, podemos desconocer si hemos pasado la enfermedad o no aunque nos hagamos los tests anteriores. Por otro lado, el tiempo que tardan las PCR en negativizarse es muy variable y en algunas personas muy largo, siendo difícil solo con los tests anteriores saber si se sigue siendo contagioso y hasta cuando es conveniente mantener el confinamiento y el aislamiento de los demás para no contagiarlos.

En ambos casos lo más adecuado es recurrir a las pruebas serológicas de anticuerpos. Los anticuerpos o inmunoglobulinas son las moléculas que produce nuestro cuerpo para defendernos de una infección y son la memoria que le queda a nuestro sistema inmunitario para defendernos de nuevas agresiones del mismo virus. hay varios tipos de Inmunoglobulinas, pero las que habitualmente utilizamos en clínica son la Inmunoglobulina M (IgM) y la G (IgG).

La IgM es la primera que produce nuestro organismo para defenderse del virus. Su producción y detección por las pruebas serológicas suele coincidir con el inicio de los síntomas y su pico de producción suele ser una semana después. Una o dos semanas después estos anticuerpos desaparecen de nuestro cuerpo porque para entonces ya están en plena producción las IgG que se mantendrán durante meses o, quizá, toda la vida. Estas inmunoglobulinas, generadas también cuando se administra una vacuna, son las que nos proporcionarán inmunidad -todavía no sabemos sin temporal o permanente- evitándonos nuevas infecciones.

Las inmunoglobulinas no se recogen de las mucosas de la boca, nariz o faringe sino que están presentes en nuestra sangre. Por ello precisamos de una analítica de sangre y es recomendable un periodo de 6 horas de ayuno previo a la extracción. Tendremos el resultado en 48-72 horas.

tests rápidos de anticuerpos

Existen en el mercado kits de detección cualitativa de anticuerpos que mediante una gota de sangre obtenida con una punción en el dedo pretenden detectar la existencia de IgM e IgG. El problema de estos tests es su baja fiabilidad, tanto cuando son negativos como cuando son positivos. Es decir, tienen una escasa sensibilidad y también una baja especificidad. Como además su costo es similar o incluso superior a las técnicas tradicionales de laboratorio como el ELISA y en la valoración de los anticuerpos es difícil que se de una situación de urgencia y lo importante es que el resultado sea fiable, consideramos que no hay ninguna indicación para realizar un test rápido de anticuerpos. Tanto en el caso de que el resultado de la IgM sea positivo como que sea negativo, es necesario confirmar la existencia o ausencia de la infección con la realización de una PCR. Por ello, aunque hay quien (creemos que por confusión o falta de información) nos los solicita, y nuestro laboratorio lo tiene dentro de su cartera de servicios, en Zaida hemos decidido no ofertarlos.

Interpretación de los resultados

El uso correcto de la batería de pruebas de la que disponemos nos permite conocer en qué situación exacta respecto de la infección por Coronavirus estamos y, por tanto, cual es la manera correcta de actuar para evitar infectarnos o para proteger a los demás.

Los siguientes gráficos nos permiten entender cual es la prueba más adecuada para cada situación y cual es nuestra situación según el resultado de las distintas pruebas:


Puedes reservar cita previa o consultar cualquier duda por teléfono

616 71 85 69

o si te es más cómodo mándanos un mensaje por whatsapp

o puedes consultar cualquier duda adicional en la web de nuestro laboratorio


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s